martes, 30 de junio de 2015

Sorteo en El baúl de Ahri

¡Hola!
Hoy de nuevo os anuncio un sorteo. Con motivo de su primer aniversario, El baúl de Ahri sortea un libro por valor de 20 euros máximo. Comienza hoy, 30 de junio, y finaliza el 30 de julio.

http://elbauldeahri.blogspot.com.es/2015/06/sorteo-100-seguidores-1-ano.html?m=0

sábado, 27 de junio de 2015

Sorteo en Rubíes literarios.

¡Hola!
¿Cómo estáis? Vengo a anunciaros el sorteo que edtá realizando el blog Rubíes literarios compuesto por varios lotes. La fecha de inicio del sorteo es el 20 de junio y finalizará el día 15.
Para más información, pinchad la imagen ;-)


http://rubiesliterarios.blogspot.com.es/2015/06/sorteo-nacional-300-seguidores.html?m=0

jueves, 25 de junio de 2015

Reseña: Cuéntaselo a otra.

Título: Cuéntaselo a otra.
Autora: Isabel Keats.
Editorial: Esencia
Páginas: 304
Formato: rústica sin solapas.

ISBN: 978-84-08-13161-8
Precio: 15,90€ 






Sinopsis: 

 Destrozada tras descubrir que su marido y novio desde la infancia le es infiel, Inés Santaolalla se divorcia y decide darle un giro de ciento ochenta grados a su vida. Mientras su hermana y su madre piensan que está trabajando en una sucursal de su banco en Nueva York, ella, como su admirada heroína de la novela de Muriel Barbery, acepta el empleo de portera en un inmueble de la calle Lagasca en Madrid, una especie de universo paralelo poblado de seres a cuál más extravagantes.

Inés está convencida de que aquella oscura portería, además de ser un lugar inmejorable donde lamerse las heridas que aún supuran de su matrimonio, será el escenario perfecto para terminar la novela que lleva varios años escribiendo.

Sin embargo, con lo que Inés no cuenta es con el propietario del 6º derecha, un atractivo doctor que hará todo lo que esté en su mano para que ella vuelva a confiar en los hombres y en el amor.


Opinión: 

Tras devorar Cuéntaselo a otra, sólo puedo decir  OLÉ, OLÉ Y OLÉ. No se me ocurre mejor forma de empezara  a hablar de este libro. Aunque con esas tres palabras os podéis imaginar cómo va a ser mi opinión: positiva. Muy, muy positiva. 

Inés Santaolalla es una mujer con un buen trabajo, una buena vivienda y un marido del que está muy enamorada. Pero un día todo eso cambia y, tras sufrir una infidelidad por parte de su marido, decide darle a su vida un giro. Así, cambia su trabajo en un banco por un trabajo de portera y se traslada a vivir a una portería en la Calle Lagasca, aprovechando también para retomar una novela que está escribiendo. Pero no sólo cambia de aires, sino que también cambia su aspecto físico para evitar ser reconocida por nadie (he de decir que cada vez que se colocaba el disfraz me recordaba a La vieja l' visillo y no podía parar de reír porque no sólo me la imaginaba así, sino que además en mi mente resonaba la voz de José Mota), e incluso su identidad para pasar desapercibida. ¿Y por qué? Pues porque se supone que se ha ido a EEUU a trabajar. Nadie, excepto su amiga Silvia y Fran, un amigo de su amiga, saben a qué se va a dedicar a partir de entonces, ni siquiera su madre y su hermana saben nada. Y es cuando comienza a trabajar en la portería el momento en el que comienza está divertídisima historia escrita por Isabel Keats. 

Como portera, Inés no sólo tendrá que enfrentarse a un nuevo estilo de vida, sino también a unos vecinos, a cual más especial (y divertido). ¡Desde luego se traslada al sitio idóneo para coger ideas para su novela! Con alguno de los vecinos (La señorita Montagut y Blanca, la hija de Enrique Echevarría) establecerá cierta amistad y empezará a hacer tertulias, en las que también participará Fran (aunque se irá añadiendo gente como si allí regalases caramelos) dignas de las que antaño tuvieron lugar en los Mentideros (ya sabéis: "salen las nuevas antes que los sucesos"); tertulias de las que saldrán las ocurrencias más alocadas y divertidas que os podáis imaginar y unas teorías conspirativas de lo más ocurrentes. 

Pero no sólo tenemos a una portera con un grupo alocado cometiendo actos hilarantes. También tenemos una bonita historia de amor, en la que entra en juego Enrique Echevarría, vecino del 6º Derecha y padre de Blanca. Enrique es médico y un hombre muy apuesto y elegante que siente cierto repelús hacia la nueva portera del edificio en el que vive; pero que, sin embargo, se siente irremediablemte atraído por Inés, a quien conoce en un congreso de medicina al que ambos acuden. Y, él sin saber que ella es la portera de su edificio, caerá rendido ante ella y no parará hasta encontrarla de nuevo. 

Inés y Enrique son dos personajes que me han encantado. Ella es una mujer inteligente, decidida y muy ingeniosa. Y él, bueno, él es un encanto de hombre, sencillo, amable, agradable y cariñoso. Las escenas en las que Enrique coincide con el alter ego de Inés me han parecido de lo más divertido que he leído nunda. 

A pesar de ello he de decir que mi personaje favorito, además de Pongo (al que le pongo, valga la redundancia, un 10) es Fran, el pobre e incomprendido Fran con el que no sólo me he reído mucho, sino del que también me encariñé irremediablemente en cuanto empezó a hacer acto de presencia en las tertulias de la portería; al que quise darle un achuchón en más de una ocasión; y, por el que sentí lástima en algún que otro momento. Pero me encanta las ocurrencias que tiene y lo decidido que se vuelve hacia el final de la novela.

Con una narración muy fluida y amena, Cuéntaselo a otra es una novela repleta de escenas hilarantes, con unos diálogos fascinantes y muy ingeniosos y unos personajes, además de divertidos, muy entrañables. Todos ellos, incluyendo a Pongo (mi personaje favorito, sin duda, que tiene un sentido de la oportunidad único e inigualable).

Bueno, ¿qué os puedo decir? Pues que la novela me ha encantado, me ha hecho pasar un rato muy divertido, la he leído de un tirón porque no podía despegar los ojos de ella, ansiosa como estaba por saber cómo acababan las andanzas de la portera más divertida y su grupo de excéntricos amigos.


5/5
 
Criss







martes, 23 de junio de 2015

Reseña: The Raven Boys. Los saqueadores de sueños.

Título: Los saqueadores de sueños.
Serie: The Raven Boys II.
Autora: Maggie Stiefvater.
Formato: rústica.
Editorial: SM
Páginas: 496
Precio: 14,94 €
ISBN: 9788467559217





Sinopsis: 

Todo el mundo tiene secretos. Los guardamos o nos los guardan, los controlamos o escapan a nuestro control. Ronan Lynch también.
El gran secreto de Ronan es que puede coger cosas de los sueños y traerlas al mundo real.
Lo malo es que hay alguien más que desea esas mismas cosas. Alguien cuyas intenciones son más siniestras.
Y mientras tanto, las líneas ley que rodean Cabeswater se están debilitando. Glendower es un sueño cada vez más lejano, y  Gansey no está dispuesto a permanecer indiferente.

Opinión:

Siguiendo la tónica del anterior, en esta segunda parte continuamos con la historia de Blue y los cuatro chicos del cuervo y su misteriosa investigación sobre Glendower y la línea ley de Henrietta. La historia comienza donde terminó la primera parte de esta serie y vamos conociendo, poco a poco, y desentrañanado más secretos.

Aunque la narración se centra en todos ellos y en su investigación sobre Glendower, en esta segunda parte, Ronan, y su extraño poder de extraer objetos de sus sueños, es quien cobra mayor protagonismo. 

A pesar de que la primera parte me encantó y esta segunda no me ha decepcionado, he de decir que el ritmo tan lento que lo caracteriza y la ausencia de acción, ha hecho que se me hiciera un poco pesada su lectura, sobre todo porque al  principio de la novela la trama parecía que no avanzaba. Es algo extraño, ¿verdad? El hecho de que se me hiciera pesada al principio y, sin embargo, la haya disfrutado. Sí, sí que lo es, pero tiene una explicación y es la introducción de un nuevo personaje: El Hombre de Gris, un señor que tiene como misión hacerse con Greywarren. Es, como se define él mismo, un sicario. Y, a pesar de ello, de ir tras nuestros protagonistas, me ha encantado. Ha supuesto un soplo de aire fresco a la historia; me han encantado los capítulos en los que él aparecía porque creaba más emoción y agilizaba un poco la trama; una trama que, ya en la primera parte tenía tintes oscuros que enganchan, pero que en esta, esa oscuridad se ha agudizado, creando un ambiente más mágico, más tenebroso, muy acorde con la trama y que consigue meterte dentro.

Los personajes principales, como ya he dicho, siguen siendo los mismos: Blue, Gansey, Noah, Adam y Ronan, quienes experimentan un notable cambio desde la primera parte. Los acontecimientos vividos en La profecía del cuervo. Algunos han madurado, otros se han vuelto más ariscos y solitarios. Sin embargo, siguen teniendo el encanto que enamoró al lector en la primera parte. Pero también, cobran importancia, además de Ronan, personajes secundarios como Maura (la madre de Blue), Cala y Persephone, dos de las videntes que viven con ellas, en el 300 de Fox Way, tendrán más protagonismo y serán importantes para el desarrollo de los acontecimientos. 

Como ya he dicho, el ritmo es muy lento (sobre todo en la primera mitad). Apenas hay acción, excepto al final y algunas escenas protagonizadas por El Hombre de Gris. Toda la trama se va fraguando poco a poco, a la vez que vamos conociendo más a los personajes y sus diversas situaciones personales. Me hubiera gustado que el ritmo hubiera sido más ágil, aunque entiendo que ese ritmo pausado ayuda a la ambientación de la novela y nos ayuda a comprender mejor toda la historia. Eso sí, desde un punto determinado de la novela, la trama se vuelve ligeramente más ágil. Ocurren determinados hechos, que nos mantienen pegados a sus hojas sin apenas pestañear, deseando llegar al final y saber cómo se resuelve todo.

Pero... ¡Oh! Maggie nos deja con la miel en los labios una vez más. He de decir que ese tipo de finales abiertos, que te hacen tener la mente pensndo en lo que podría o no ocurrir a continuación, me encantan. Y lo hacen porque si ese final consigue tenerme pensando en diversas posibilidades es que el libro me ha gustado y merece la pena. Y con este me ha pasado. Estoy deseando que salga la tercera parte para saber qué ocurre con nuestros protagonistas, si conseguirán encontrar a Glendower, qué pasará con Blue y Gansey, etc. 

En definitiva, exeptuando el ritmo pausado del principio, es una muy buena segunda parte, en la que conocemos más detalles de la trama y los personajes y nos crea más intriga sobre lo que ocurrirá al final.


4.5/5

Criss

Reseña: Me emborraché para olvidarte y ahora te veo doble.



Título: Me emborraché para olvidarte y ahora te veo doble.
Autora: Alba Corpas
Editorial: Planeta. Esencia
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN:  9788408138716
Páginas: 416
Precio: 14,90 €






SINOPSIS

Lily Olsen es redactora en Di Sole, una de las revistas de moda más importantes del país. Después de cuatro años de duro trabajo, cree que ha llegado el momento de que la asciendan, pero, en lugar de eso, su jefe decide prescindir de ella.

Con casi treinta años, Lily debe comenzar de nuevo. Para sobrellevar su nueva vida, en la que parece que Murphy y la mala suerte se han instalado para quedarse, cuenta con sus excéntricas amigas, las En­saladilla, y con su peculiar familia. Todo se complica aún más cuando, sin quererlo, conoce a Ian, un caballero de noble ar­madura y perfecta sonrisa, que le hará cuestionarse su planteamiento vital de soltera existencial que había elegido tras haber sido plantada en el altar años atrás.

Llegados a estos extremos, ¿no sería me­jor olvidarse del mundo y emborracharse hasta verlo todo doble?


OPINIÓN

Acabo de terminar el libro tras empezarlo hace bastante tiempo y haber tenido un parón debido a los exámenes. No es por que haya conocido personalmente a la autora y, por lo tanto, quiera hacerle la pelota, pero... ¡MADRE DEL AMOR HERMOSO ALBA! Ha sido una historia preciosa y revitalizante. Me has hecho reír, llorar, morirme de amor y de envidia, comerme las uñas por los nervios... ejem, ejem... dejo de fangirlear y me pongo  seria.

Cuando fui aquel día a la Casa del Libro de Gran Vía no esperaba con lo que me encontraría allí. Si os soy sincera Criss había sido la que me había hablado del libro, el cual me llamó la atención por el título (a vosotros también, ¿verdad?). Yo no tenía ni idea de quién era Alba Corpas, pero doy gracias a los Dioses (al que le venga mejor) por haber hecho cruzarme con esta persona en mi vida (Alexandra, de ti también me acuerdo, tú serás la próxima). Me enamoré de sus palabras, de la sencillez con la que hacía reír a todos los presentes y de la inocencia con la que daba a conocer su obra.

La novela nos narra la historia de Lily Olsen, redactora de una de las revistas de moda más importantes del país. Lily siempre ha sido una chica que ha trabajado muy duro para llegar donde está, siempre optimista y animada a pesar de todos los obstáculos con los que se ha cruzado (la marcha de su padre y el plantón casi en el altar, por ejemplo), y con unas amigas la mar de locas, el Comando Ensaladilla. Por eso cuando le anuncian que tienen que prescindir de ella en su amado trabajo Lily se lamenta, pero no se rinde. Aún estando en el paro no pierde la sonrisa: busca trabajo intentando tirar de contactos, va al gimnasio con más asiduidad, escribe en su blog continuamente y queda con las Ensaladilla. En una de estas quedadas se topará con alguien que le hará volver a ver el mundo de color de rosa, ¿o de amarillo? El grandioso empresario Ian (madre mía, abaniquémonos).

La historia pasa por momentos tensos pero, sobre todo, llenos de momentos dulces y graciosos. Lily comenzará a ver la vida de otra manera, se planteará cosas en las que antes nunca había pensado y decidirá plantearse la profesión de escritora.

A parte de Ian y el Comando Ensaladilla hemos de tener en cuenta a Silvia, la madre de esta rubia neurótica, y a su hermano Jaime. Ambos serán cruciales en la historia y nos harán comprender muchísimo más a Lily.

En cuanto a los contras, que son pocos, diría que necesito más Ian... (¡HALA, LO HE DICHO!). También he echado de menos, en mi más humilde opinión, algún comentario al blog de Lily. Lo digo porque mi primer impuso tras leer las publicaciones era pensar: “Seguro que ahora alguien le pondrá alguna burrada” o “Silvia tendría que contestar a esto”. Pero, repito, es mi opinión, la historia está perfecta como está.

La novela está narrada en tercera persona, centrándose exclusivamente en el personaje de Lily, lo que nos hace conocerla y apreciarla. Los toques de humor no son escasos junto, también, con el realismo de la historia, que acerca al lector más si cabe por las diversas situaciones en las que no podríamos ver envueltos cualquiera de nosotros en cualquier momento de nuestra vida.


 5/5
Carla


Poco tengo que añadir a lo ya comentado por Carla. Coincido plenamente con ella en todo. La novela es maravillosa, divertida, realista, en la que se deja ver un gran consejo: nunca te rindas, lucha por tus sueños. 

La historia nos presenta a unos personajes muy reales con problemas y motivaciones reales, con los que es muy fácil sentirse identificado, en especial con Lily O, o Patata Cocida, como prefiráis llamarla, una joven periodísta a quien la vida le sonreía hasta que pierde su trabajo. Ahí empieza todo: Lily tendrá que lidiar con algo tan real como la búsqueda infructuosa de trabajo y en su camino no sólo se apoyará en sus amigas: El Comando Ensaladilla, o su familia, sino que aparecerán en su vida otros personajes que nos sacarán una sonrisa. Entre esos personajes está Ian (OMG IAN!!!!), del que, como a Carla, me hubiera gustado conocer más.

Pero no sólo tendrá que lidiar con la búsqueda de trabajo, sino también con problemas familiares típicos de cualquier ser humano, sus amigas e Ian, lo que hace que el lector se sienta identificado en algún momento de la lectura (o en más de uno) con ella.

Lo que más me ha gustado de la historia, sin duda, es la manera en la que está narrada. A pesar de estar escrita en tercera persona, sólo conocemos el punto de vista de Lily (me hubiera encantado conocer el del resto de personajes), pero está repleta de chascarrillos y frases que solemos utilizar todos en nuestro día a día, convirtiéndola en una historia muy cercana. 

Es, en definitiva, una historia que no hay que dejar escapar porque, sin duda, no te dejará indiferente. Te enamorará, no sólo la historia, repleta de diversión y ternura, sino también los personajes.



 5/5
Criss 

 

miércoles, 17 de junio de 2015

Reseña: Lo que dure la eternidad.

Título: Lo que dure la eternidad.
Autora: Nieves Hidalgo
Editorial: Zeta Bolsillo (Zeta Bolsillo)
Páginas: 312
ISBN: 978-84-9872-529-2
Precio: 8,00 € 







Sinopsis:

Cristina Ríos, una joven experta española, es contratada para valorar las obras de arte del castillo medieval de Killmarnock, en Irlanda. Allí la aguarda Dargo Killmar, el más antiguo habitante del castillo, que sin embargo sigue siendo un hombre joven y endiabladamente atractivo… Es que se trata de un fantasma, claro, que vaga desde hace cuatrocientos años por las enormes estancias en busca de una reliquia que podría liberarlo de la maldición que pesa sobre él.
 
Opinión:

El sábado 13 de junio, durante la Feria del Libro de Madrid, compré este libro, aconsejada por la autora. Cuando me acerqué a la caseta en la que Nieves Hidalgo firmaba ejemplares de sus novelas sabía que quería comprarme algo suyo, pues ya había leído hace tiempo Luna de oriente y me encantó, por lo que quería algo suyo. Sin embargo, estaba indecisa, no sabía por cuál de sus títulos decantarme, porque todos tienen una pinta maravillosa; todos ellos me llamaban la atención. Así que me decidí a dejarme aconsejar por ella. Tras contarme un poco de cada una de sus novelas, me aconsejó que me decantara por Lo que dure la eternidad, y me aseguríó que me iba a encantar y que me enamoraría de Dargo.

¡Cuánta razón tenía!

El domingo, cuando me volvía para casa y, por un problema con los autobuses (tuve que esperar en la Estación Sur cinco horas para poder regresar a casa) y, por supuesto, muy muy, pero que muy intrigada por lo que Nieves Hidalgo me había contado el día anterior, comencé a leerlo. 

A las dos de la tarde del día seiguiente, cerraba el libro, habiendo devorado una de las mejores historias que he leído en mi vida, con un personaje masculino principal para el que no existen palabras suficientes en el diccionario para describirle. ¿Maravilloso, asombroso, increíble? No, es aún más que eso; mucho, mucho más. Dargo es Dargo. 

La historia trata de Cristina, una joven experta en arte, que viaja de España a Irlanda para tasar unas obras de arte en el castillo de Killmarnock, sobre el que pesa una leyenda. Se dice que allí vive un fantasma; el fantasma del sexto conde de Killmar, condenado a vagar hasta que sea capaz de encontrar una reliquia y se cumpla lo que dice la maldición que pesa sobre él.

Cristina llegará al castillo, donde será bien recibida por el servicio del mismo, pero no por el actual conde de Killmar, con el que tendrá un breve pero desagradable encuentro. Ella, sin embargo, se centrará en el trabajo que le ha llevado hasta allí y, de esa manera, descubrirá algo que ella no cree posible: la existencia del fantasma del que habla la leyenda. 

Pero eso no es todo. Cristina comenzará a albergar sentimientos por él. 

¡Uff! He disfrutado tanto, tanto, tanto con ella que no sé qué deciros, la verdad. No sé por donde empezar. 

Es una historia magnífica, muy bien construida y estructurada, con unos diálogos fascinantes y divertidos y una ambientación con toques oscuros, en la que la autora no precipita los acontecimientos: todo sucede cuando tiene que suceder. La narración es espléndia, atrayente y con buenas dosis de humor (sobre todo en las conversaciones que Cristina tiene consigo misma o cuando Dargo habla con Miriam Kells), fluida y muy amena. Te atrapa desde la primera página y, podría decir, hasta la última página, pero no es cierto. Una vez que has acabado de leer la historia, tu mente sigue dándole vueltas a todo lo que has leído, a todos los sentimientos que has experimentado durante la lectura. Por tanto, te atrapa desde la primera página hasta... la eternidad porque, al menos en mí caso, han transcurrido algunos días desde que lo leí, pero no dejo de pensar en la historia y en sus personajes e incluso he vuelto a releerme algún que otro pasaje. 

En cuanto a los personajes, tanto Cristina como Dargo son sensacionales; dos personajes con los que simpatizarás desde el principio, de los que no te cansarás en ningún momento y de los que querrás saber más una vez hayas terminado de leer su historia. 

Cristina es una mujer escéptica en lo que a fantasmas se refiere y le cuesta creer que en el castillo en el que se aloja vive uno. Incluso, después de los primeros encuentros con él, se intenta autoconvencer de que es fruto de su imaginación hasta que, por fin, deja de negar lo evidente y no sólo se cree la leyenda, sino que se propone ayudar a Dargo en su búsqueda. 

Dargo... Dargo es increíble. Ya me advirtió la autora que me encantaría. Y no se equivoco en absoluto. Pero es que es imposible no caer rendida a los pies de este hombre, el fantasma; un fantasma con mucho sentido del humor y obsesionado con la protagonista, que la perseguirá por todo el castillo dispuesto a no perderse nada de ella. 


En definitiva, es una historia que hay que leer, disfrutar y volver a leer.


Tha gradh agam ort, acushla. 

 5/5

Criss 

Sorteo en Historias de Algodón

¡Hola!
En el blog Historias de Algodón están de sorteo.Se sortea un libro a elegir entre el catálogo de la editorial Círculo Rojo y el plazo comienza el día 14 de junio y finaliza el 28 de junio


Feria del Libro Madrid 2015

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis? Hoy os traemos un post para contaros cómo nos fue en la Feria del Libro. Este año hemos ido no sólo a más casetas que el año pasado, sino también más días. ¡Y lo hemos pasado genial! Estamos deseando con ansias que llegue la Feria del Libro 2016.

Es curioso lo rápido que se pasa cuando disfrutas con algo. Y nosotras lo hemos pasado tan bien, que se nos ha pasado volando.

Pues bien, este año fuimos los días 6 de junio y 13 de junio, aunque este último día, sólo pudo ir una de nosotras. Nos hubiera encantado ir más días, haber acudido a la Happy quedada de Olivia Ardey, a la Blogger Lit Con (aunque coincidimos en fechas, nosotras llegábamos más tarde y, en principio, nos teníamos que ir antes), y muchas cosas más. Pero no pudo ser. ¡Esperamos que el año que viene podamos apuntarnos a las actividades que se organicen! Estaremos encantadas de poder asistir y conocer a mucha gente. 

Y, sin más preámbulos, paso a compartir con vosotros las fotos de los dos días que hemos acudido.

Día 6 de junio.
Fue un día genial, a pesar del calor que hizo, que fue espantoso. 
Nuestra primera parada fue Lena Valenti. Llegamos sobre las 11:30 a la caseta 200-201, donde firmaba Lena Valenti, con la esperanza de que no hubiera mucha cola. Éramos conscientes de que íbamos un poco con la hora justa, pero por suerte, aún no había una cola kilométrica tras la caseta.















 



Allí charlamos con ella y nos firmó nuestros ejemplares de Amos y Mazmorras VI, El diván de Becca y ¿Y tú qué harías sí?

 Después, fuimos corriendo a la caseta 101, a ver a Iria G. Parente y Selene M. Pascual, autoras de Alianzas. Cuentos de la Luna Llena, a quienes les regalamos unas magdalenas.


 De ahí, fuimos a la caseta 345 (nos liamos un poquillo para llegar porque está al principio de la feria) para conocer a María Martínez.


Eran ya las dos de la tarde cuando abandonamos la caseta 345. Se nos había pasado la mañana volando, aunque habíamos visitado pocas casetas. Como las casetas cierran a medio día, decidimos entonces ir a reponer fuerzas. Volvimos sobre nuestros pasos hasta la caseta 200-201, nos sentamos sobre la hierba que hay en la parte de atrás y comimos.

Éran casi las cinco de la tarde cuando decidimos poner rumbo a nuestra siguiente visita: Victoria Vílchez (caseta 90). Nos firmó: Antes de que digas adiós/Dime que bailarás conmigo y compramos ¿Y si de verdad te quiero?



Hacía tanto calor, que, antes de ir a la siguiente caseta que teníamos programada, fuimos a tomarnos algo fresquito: un granizado de limón. Y después, fuimos a conocer a Astrid Gallardo, autora de Las dos vidas de Lucía. 

 Noelia Amarillo fue la siguiente autora a la que visitamos. Yo ya la conocía, de la presentación de Susan Elizabeth Phillips. Estuvimos un rato hablando con ella de todo un poco.

 Justo en la caseta de al lado, firmaba ejemplares de su novela Tadea Lizarbe.
Nosotras nos acercamos para hablar con ella y para que nos firmara el ejemplar que nos había tocado en el sorteo del blog Pero qué locura de libros.

Nuestra última parada fue la caseta 314, en la que firmaba Javier Sierra. Tuvimos que esperar una larga fila de gente, pero tuvimos suerte de estar a la sombra, porque el sol calentaba demasiado. 


















Tras nuestra visita a Javier Sierra, ambas nos marchamos, pues nos quedaba un viajecito considerable hasta nuestras casas.
Fue un día muy divertido. Lo pasamos muy bien charlando con todos los autores a los que vimos; aunque, nos hubiera encantado ir a ver a más, nos fue imposible por el tiempo. A cada caseta llegábamos bastante justas de tiempo.


Criss y Carla


Día 13 de junio.
El sábado siguiente volvimos a la Feria del Libro, aunque sólo una de nosotras pudo hacerlo, así que os relataré como fue mi día, incluyendo una sorpresita para Carla, quien no pudo venir, al final.

Llegué a Sol sobre las 10:30 de la mañana y decidí bajar hasta el Retiro andando, dando un paseo, ya que, por suerte, la temperatura era muchísimo más agradable que el sábado anterior. Cuando llegué al Retiro, la mayoría de las casetas aún no habían abierto, pero yo tenía un objetivo fijo: la caseta 131, mi primera parada de aquel día. Al igual que, el sábado anterior, llevaba un folio apuntadas las firmas a las que acudiría, porque, aunque me hubiera gustado acudir a todas, es casi imposible por cuestión de tiempo.
Al llegar a la caseta 131, Elena Montagud, la autora que firmaba a las 11 de la mañana, ya estaba allí, aunque aún no habían terminado de prepararlo todo. Mientras hacíamos tiempo estuvimos hablando de Ben Barnes, actor que a ambas nos gusta y que ella utiliza de muso y que yo tuve la suerte de conocer en la Premiere de Dorian Grey, hace ya cinco años. 




 Desde ahí, me fui a la caseta 145. Megan Maxwell firmaría allí a as 12 de la mañana. Eran las 11:15 y ya se había formado fila, de modo que habían tenido que poner una valla. Tras una espera un poco larga (¡menos mal que no hacía mucho calor!), Megan llegó y comenzó a firmar ejemplares. El día 6, Carla y yo nos habíamos quedado con las ganas de que nos firmara nuestros ejemplares, así que ese día me llevé no sólo mi ejemplar de Olvidé olvidarte, sino también el suyo de Te esperaré toda mi vida.






De la 145 a la 257 a ver a Patricia Geller. La verdad es que me lo había organizado bastante bien y fui siguiendo un orden, no dándome el palizón de ir de una punta a otra en cuestión de minutos como el día anterior.


 Con Patricia estuve también un buen rato hablando y, después, me fui hacia la 97. Eran más o menos las 12:30, hora en la que empezaba la firma de Javier Ruescas, pero cuando llegué y vi la larga fila que había (más o menos, unas cuatro o cinco casetas) decidí dejarlo para otra ocasión. Empezaba a hacer bastante calor, así que me fui hacia el principio de la Feria y me senté un rato, bebí agua y después, me fui a la caseta de Versátil (la 348) para conocer a Silvia C. Carpallo, autora de Decirte adiós con un te quiero.

Tras visitar la caseta de Versátil, desanduve mis pasos hasta la caseta 200 (sí, aquí hice algo parecido a lo del sábado anterior, pero ya era la última caseta que iba a visitar por la mañana). Allí estaba Nieves Hidalgo, quien me recomendó una de sus novelas: Lo que dure la eternidad (en breve tendréis la reseña).
 Por la tarde, tras comer y pasar un poco de frío (sí, sí frío. Se levantó bastante airecito), fui a conocer a Paloma Pérez. Carla ya la había conocido el día de la presentación de su novela: Tu sonrisa mueve mi mundo, pero yo, por determinadas circunstancias, no pude ir, así que no podía desaprovechar esa oportunidad. A las 17 en punto estaba en la caseta en la que firmaba.


Aquella tarde, tenía programadas una firma a las 17 (la de Paloma) y el resto a las 19, pero al ir caminando tranquilamente por la Feria, observando las casetas, me di cuenta de que Javier Ruescas volvía a firmar a las 18, así que, sin pensármelo dos veces, me puse en la fila que ya se estaba empezando a formar. 


Teresa Carmeselle, autora de Quimera, fue mi siguiente firma. El libro ya lo tenía, pero aún no me lo he leído, así que le prometí que en cuanto lo leyera, le escribiría para decirle qué me había parecido.

Una de mis últimas visitas fue Isabel Keats, a quien, igual que me pasó con Noelia Amarillo, conocía de la presentación de Los hombres son mi debilidad de Susan Elizabeth Phillips. Además, uno de sus libros me había tocado en el sorteo de Be Romantic Addict: Cuéntaselo a otra. 
Estuvimos bastante rato charlando sobre el libro, del que pronto tendréis la reseña, y de la vida en general. 


 Mi agenda de firmas estaba llegando a su fin. Ya sólo me quedaba una aquel día: Christian Gálvez, a quien dejé para el final porque una de mis tías venía a hacerme compañía por la tarde y quería conocerlo. Pasamos un rato muy divertido con él, charlando sobre mi nombre (y el buen gusto, según él, que habían tenido mis padres al escogerlo. Aquello dio lugar a un rato de bromas y diversión).


Él fue el encargado de hacer la foto.










Y aquí la sorpresa final...
Como Carla es muy fan de Christian Gálvez y ella no había podido venir, le pedí algo. Os dejo el vídeo (en el que también se menciona a mi madre). 
video
 Y hasta aquí todo. Ha sido una Feria muy corta o, al menos, a mí me lo ha parecido porque cuando algo se disfruta pasa volando. Y eso es lo que nos ha pasado a nosotras.
¡Hasta la próxima feria!