miércoles, 12 de noviembre de 2014

Fiesta Anual de la Editorial Vanir


    El cuatro de octubre tuvo lugar en Barcelona la fiesta anual de la Editorial Vanir. Esta vez fue sobre el libro Panteras. Teníamos que ir vestidas de época y para algunos fue bastante complicado encontrar la ropa. En mi caso tuve ayuda de mi madre y mi tía que me hicieron la falda a la que acompañé con un corsé que compré por Internet. En cuanto a los accesorios los compré poco a poco en las tiendas en las que los iba encontrando. 




 
    Fui a Barcelona sola y me hospedé en un Hostel muy majo con otras Panteras (Marahya y Hela). Ellas me ayudaron a vestirme, peinarme y a maquillarme ya que la fiesta no tardaría en empezar en Atlantic Club.




   Fuimos de las primeras en llegar, poco a poco iban llegando personas vestidas de la temática, no solo chicas, también pudimos ver algún que otro caballero. Esperamos en la puerta hasta que nos abrieron y, al entrar, nos esperaba Esmeralda para buscar nuestros nombres en la lista. La mansión era hermosa, y con las luces todo parecía mágico. Obviamente recordé aquellos momentos en los que las Panteras del libro se reunían. Nada más entrar nos sirvieron un ponche bastante rico que nos preparaba la llegada hasta el photocall donde nos hicimos muchísimas fotos. 






   Tras dar una pequeña vuelta por la zona exterior de la mansión, comenzó el desfile que la Editorial Vanir había organizado con la ropa de la diseñadora Mar Rodríguez. Los modelos eran todos guapísimos, entre ellos se encontraban Garson y José Galisteo (OT), fue un momento espectacular. Finalmente salió Lena y desfiló con su hermoso vestido, también de Mar Rodriguez, junto con los modelos que mostraban el libro de Panteras. 



















   El desfile terminó y la autora, junto con Valen y más gente del equipo, tuvieron que atender a la prensa. Mientras tanto nosotras nos hicimos fotos con los modelos. Un rato después pudimos charlar y hacernos fotos con todos los componentes de la Editorial. Garson cantó maravillosamente, nos cautivó con su voz y, finalmente, llegó la hora del baile que tuvimos que aprendernos. He de confesar que no tuve tiempo de aprendérmelo, pero el intento era bastante gracioso. Fue una noche fantástica en la que disfrutamos muchísimo de la compañía de personas increíbles y tuvimos el privilegio asistir a un evento que se quedará para siempre en nuestros corazones. 



1 comentario: